Descarga el cartel castellano - català - euskera - galego

¡Con nuestra salud no se juega!

A pesar de que el Ministerio de Educación y las Consejerías educativas insisten en que la vuelta a nuestras aulas se ha producido con normalidad y nuestros institutos y escuelas son lugares seguros, los y las estudiantes sabemos que la realidad es otra muy distinta.

Los datos que nos han dejado las dos primeras semanas –cifras que no están siendo publicadas ni actualizadas semanalmente– demuestran el avance del virus en nuestros centros de estudio. 2.852 grupos escolares han sido puestos en cuarentena y 57.000 estudiantes han sido enviados a casa. En la Comunidad de Madrid, los centros educativos acumulan un tercio de los rebrotes activos en la región. En Catalunya 1.583 alumnos y 200 docentes han dado positivo. En Euskadi 207 aulas han sido cerradas, 220 en Aragón, 373 en el País Valencià… y la lista sigue. Debemos decirlo alto y claro: esta situación se hubiera evitado si el Ministerio de Educación hubiera puesto en marcha un plan de rescate a la educación pública, hubiera garantizado la bajada de las ratios a 15 alumnos por aula, la contratación de profesores, sanitarios y personal de limpieza.

¡Basta de represión!

Aquí puedes leer la circular que la Consejería de Sanidad ha enviado al personal sanitario

El Gobierno derechista de la Comunidad de Madrid continúa su ofensiva contra la clase obrera y la juventud madrileña. En esta ocasión el blanco de sus ataques han sido los sanitarios y docentes, a quienes se les ha prohibido realizar cualquier tipo de crítica contra la gestión negligente y criminal de Ayuso y sus socios. En concreto, la comunidad de Madrid exige a los empleados públicos que antes de realizar cualquier tipo de declaración a la prensa para denunciar la enorme precariedad que existe en escuelas y hospitales, avisen a la propia administración para que dé su visto bueno o, por el contrario, pueda censurar dichas críticas. Es un completo escándalo.

Esta tarde miles de jóvenes, trabajadores y trabajadoras, vecinos y vecinas hemos llenado las calles de Vallecas en condena a las brutales cargas policiales que tuvieron lugar ayer en la manifestación contra la segregación de los barrios obreros y en defensa de la sanidad pública.

Una vez más hemos respondido a las medidas clasistas de Díaz Ayuso y la represión desatada por la policía nacional - en clara venganza por el levantamiento de los barrios obreros de este domingo - de la única forma posible: con la movilización y la lucha en las calles, exigiendo la dimisión del Gobierno de la CAM y la libertad inmediata de todos los detenidos.

“Los centros escolares no son un lugar de contagio”, afirmaba el jueves 25 sin sonrojarse el ministro de Sanidad Salvador Illa en la rueda de prensa que celebró con la ministra de Educación Isabel Celaá. Y seguía: “Desde el punto de vista sanitario el inicio del curso escolar está siendo correcto”. Por su parte, Celaá añadía: “En absoluto coincidimos con que la situación sea caótica, todo lo contrario, las 17 CCAA la han tipificado como muy satisfactoria”.

¡Por una huelga general estatal de toda la comunidad educativa!

Desde el Sindicato de Estudiantes queremos mostrar nuestro apoyo a la lucha de los profesores y profesoras en huelga los días 22 y 23 de septiembre en la Comunidad de Madrid y el 23 en Galiza.

Como llevamos meses reivindicando, y este inicio de curso caótico está dándonos la razón, el profesorado está viviendo una situación totalmente insostenible en los centros de estudio. La intolerable actitud del Ministerio de Educación y de las distintas Consejerías educativas y su abandono completo a la comunidad educativa, sólo está favoreciendo la degradación de la enseñanza pública empeorando las condiciones en que nuestros docentes dan clases y sembrando un fracaso escolar mayor entre los estudiantes de familias trabajadoras.


¡Necesitamos una huelga general en la CAM para acabar con el Gobierno de Ayuso!

Galería de fotos

Este domingo 20 de septiembre miles de jóvenes, trabajadores y activistas de los barrios del sur de Madrid nos hemos alzado en pie de guerra contra la ofensiva clasista y reaccionaria de Ayuso. Las vecinas y vecinos de los distritos de Villaverde Bajo, Villaverde Alto, Puente de Vallecas, Villa de Vallecas, Carabanchel Alto, Carabanchel Bajo, Arganzuela, Ciudad Lineal-San Blas - a los que también se han sumado los de Getafe, Parla y Fuenlabrada - hemos convertido nuestras calles en un clamor contra la derecha y sus medidas clasistas, racistas y privatizadoras, exigiendo la dimisión de Ayuso y de este Gobierno de pesadilla.

¡Basta de represión!

Esta mañana miles de jóvenes, trabajadores y trabajadoras hemos salido a las calles en los barrios obreros de Madrid contra las medidas clasistas de Díaz Ayuso.

En Carabanchel, a las 12h cientos de personas nos concentrábamos frente al centro de salud de General Ricardos, al grito de ¡Ayuso dimisión! y ¡Sanidad pública! y en cuestión de minutos la concentración ocupaba toda la carretera mientras seguían llegando vecinos y vecinas, llamados por las asociaciones vecinales, hasta que nos hemos movido en manifestación hacia Vistalegre en solidaridad con los jóvenes y trabajadores del barrio que a partir de mañana serán confinados por Ayuso.

¡La justicia patriarcal derrotada!

La noche del 18 de septiembre la noticia saltaba a los medios. Tras un día de deliberación el veredicto unánime del jurado popular era demoledor: la muerte de Paz fue un asesinato cometido de forma “deliberada, consciente e intencionadamente, eliminando toda posibilidad de defensa de su víctima”. A continuación la fiscalía, que hasta 24 horas antes se había negado a reconocer como asesinato el crimen contra Paz, cambiaba su petición de 15 a 21 años de cárcel, la abogacía del Estado hacía lo mismo y el abogado defensor del asesino, que hasta el día anterior defendía su libre absolución, pedía la mínima para este delito, 20 años.