Alejandro Sánchez Barrera · Sindicato de Estudiantes Madrid

La afición del Rayo Vallecano, el fútbol femenino y el barrio madrileño de Vallekas han declarado la guerra al recién estrenado entrenador del primer equipo femenino, Carlos Santiso. El club vallecano anunció el pasado viernes la contratación Santiso, autor de unos más que nauseabundos audios en los cuales se le puede escuchar hablando con el resto de su cuerpo técnico sobre cometer una violación grupal como el caso jugadores de la Arandina en noviembre del 2017. En dichos audios se le podía escuchar decir lo siguiente: "Este staff es increíble, pero nos faltan cosas. Nos falta, sigo diciéndolo, hacer una como los de la Arandina. Nos falta que cojamos a una, pero que sea mayor de edad para no meternos en jaris y cargárnosla todos juntos. Eso es lo que une a un cuerpo técnico y a un equipo. Mira los de la Arandina, que iban directos al ascenso. Buen domingo, chavales".

Recientemente hemos conocido que la universidad de Almería acogerá al mal llamado “sindicato” de proxenetas OTRAS, entre otras organizaciones y colectivos a favor de la regulación de la prostitución, en su campus para protagonizar una actividad titulada “Jornada sobre prostitución, derechos y crisis sanitaria”. Desde Libres y Combativas y el Sindicato de Estudiantes queremos denunciar públicamente la realización de esta jornada, que trata de blanquear la explotación sexual, una de las mayores lacras de este sistema, y que supone una forma de violencia extrema contra las mujeres, y especialmente contra las más empobrecidas.

Valió yá de neganos los nuesos derechos llingüísticos y de maltratar la cultura popular

Nenguna concesión a la derecha, ¡la Oficialidá algamaráse nes cais!

El caberu mes d’ochobre, una marea humana de 30.000 persones añagaba durante hores el centru d’Uvieu al glayíu de “Yá, yá, yá, Oficialidá”.

La movilización foi un retruque escomanáu a los gafientos insultos, faltes y ataques rabiaos de la derecha a esta reivindicación hestórica de la izquierda. Amás, fizo tornar a la primera llínea la urxencia d’acabar col maltratu sistemáticu a los nuesos derechos llingüísticos y a la cultura popular.

En los últimos tiempos hemos visto desde los medios de comunicación reiteradas campañas de criminalización contra la juventud, y muchas acusaciones de periodistas "progres" de que es “apática”, “que no se mueve”, “que no le interesa la política”. Sin embargo, el pasado 29 de enero en el Wizink Center, en Madrid, miles y miles de jóvenes cantaron y alzaron los puños en el concierto de los Chikos del Maíz, un grupo de rap vinculado a la izquierda antifascista, anticapitalista y combativa.

¡Basta de convertir nuestra educación en un negocio!

Participa en la asamblea online de afectados y afectadas el martes 1 de febrero a las 18:00h

Desde el Sindicato de Estudiantes queremos denunciar el enorme atropello que se está produciendo contra las y los estudiantes de las enseñanzas artísticas profesionales de Andalucía. Centenares de estudiantes hemos visto como nuestro plan de estudios ha sido suprimido en mitad de curso. Un auténtico escándalo que supone un nuevo paso adelante en los recortes en la educación pública y en el proceso de privatización.

«La historia del pasado y del presente nos enseña que la propiedad privada es la última y más profunda causa de la situación de privilegio del hombre frente a la mujer. La aparición y consolidación de la propiedad privada son las causantes de que la mujer y el niño, al igual que los esclavos, pudiesen convertirse en propiedad del hombre. Por esta causa ha aparecido la dominación del hombre por el hombre, la contradicción de clase entre ricos y pobres, entre explotadores y explotados…

¡Todas y todos a las manifestaciones a las 12h!

Descarga el cartel estatal · Madrid · Catalunya · País Valencià · Galiza · Euskal Herria · Asturias · Andalucía

Descarga la octavilla estatal · Madrid · Catalunya · País Valencià · Galiza · Euskal Herria · Asturias · Andalucía

Descarga la comunicación oficial de huelga

1.125 asesinadas desde 2003, 43 de ellas en 2021, según datos oficiales. La justicia patriarcal protegiendo a los agresores con sentencias infames. Miles de mujeres pobres y niñas siguen siendo víctimas de la trata, la prostitución, la pornografía y los vientres de alquiler. Derechos como el aborto negados sistemáticamente en la sanidad pública.