La llegada de la pandemia del Covid-19 ha mostrado con mayor crudeza la situación dramática en la que se encuentra la educación pública en Andalucía, igual que en el resto del Estado, fruto de las políticas de recortes y privatización que hemos sufrido durante la última década, y que han sido aplicadas por los gobiernos centrales del PP así como por la Junta, tanto por parte del PP como del PSOE. El despido masivo de profesorado, el hacinamiento en las aulas, la falta de infraestructuras y de material o el cierre de líneas y centros públicos, mientras se amplían en la privada-concertada, ha sido la tónica general en la escuela pública. Este desmantelamiento es lo que ha preparado las condiciones para que esta crisis provoque una situación de emergencia el próximo curso si no se revierten todos estos ataques y se pone en marcha un plan urgente de rescate a la educación pública.

El pasado domingo 7 de junio decenas de miles de personas llenamos las calles en numerosas ciudades del Estado español, en una muestra de fuerza y solidaridad internacionalista con el movimiento Black Lives Matter que sacude Estados Unidos, y que se está extendiendo por todo el mundo, desatando las manifestaciones antirracistas más grandes en años, clamando contra la violencia policial racista y el fascismo.

¡Hay fuerza para levantar una nueva Marea Blanca!

El enorme impacto que ha tenido la pandemia del coronavirus en el Estado español ha sido la consecuencia directa del desmantelamiento de la sanidad pública, fruto de años de recortes y privatizaciones llevados a cabo por los Gobiernos del Partido Popular –que ningún otro Gobierno ha revertido–, y que dejaron aquí el gasto sanitario por habitante más bajo de la Unión Europea: 1.617 euros frente a los 2.660€ de media en la UE.

Más de 6.000 docentes, de 36 centros públicos de las Escuelas Oficiales de Idiomas (EOI) de Madrid, están llamados a la huelga desde el 16 hasta el 30 de junio convocados por CCOO. La convocatoria se aprobó tras una consulta telemática realizada a la totalidad del personal, en la que la huelga contó con más del 80% de aprobación, reflejando la voluntad de lucha de nuestros profesores.

Por una sanidad y unas residencias 100% públicas

Durante esta pandemia hemos podido comprobar en nuestras propias carnes las consecuencias de décadas de políticas de privatización y recortes por parte del PP en la Comunidad de Madrid. Fruto de las mismas, la pandemia ha producido una auténtica matanza, habiendo fallecido más del 10% de los usuarios en las residencias de mayores. Ahora además hemos conocido una serie de mails que demuestra que el Gobierno de Ayuso abandonó a miles de mayores a su suerte condenándoles a una muerte segura, negándose a trasladarles a un hospital de cara a poder ser tratados contra el COVID-19. Eso sí, aquellos que tenían seguros privados no tuvieron problemas, siendo atendidos el 100% de los mismos. De nuevo queda claro que la enfermedad si entiende de clases, si entiende de ricos y pobres.

¡Basta de ataques a la libertad de expresión!

Tras la multitudinaria manifestación que el pasado domingo recorrió las calles de Madrid, diversos colectivos y organizaciones estábamos impulsando una nueva concentración en Alcorcón para continuar la lucha contra el racismo y el fascismo. Una de las muchas razones, la violencia racista que se sigue padeciendo cada día en el Estado español y que ha supuesto el asesinato esta misma semana de Ilias Tahiri en un centro de menores en Almería y de Daniel Jiménez en un calabozo en Algeciras.

Tribuna de Coral Latorre en Publico

¡Basta de manipulaciones y calumnias!

Este pasado domingo 7 de junio, como en cientos de ciudades de Norteamérica y de otros países, decenas de miles de personas nos manifestamos en Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbo y otras localidades del Estado español contra la brutal violencia policial racista que la comunidad afroamericana sufre cotidianamente en los EEUU.

Domingo 14 de junio a las 11h en la Plaza de la Hispanidad de Alcorcón

El pasado domingo decenas de miles de personas tomamos las calles de todo el Estado en una demostración impresionante de solidaridad con el levantamiento social en Estados Unidos, pero también contra la violencia policial, el racismo y el fascismo en el Estado español.

La fuerza arrolladora que miles de personas negras, asiáticas, latinoamericanas, árabes y blancas demostramos es la mejor respuesta que podemos dar a aquellos y aquellas que nos condenan a la pobreza, a la exclusión, a los peores trabajos y sueldos de miseria, y quienes hacen de la xenofobia, el machismo… una bandera para tratar de golpearnos. La movilización enérgica es la mejor forma de frenar a la extrema derecha y su ofensiva contra nuestros derechos.