Desde la declaración del Estado de alarma las y los estudiantes de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) nos hemos visto sumidos en una situación de incertidumbre, desinformación, desconcierto y contradicciones que, lejos de resolverse con el paso del tiempo, han aumentado exponencialmente ahora que nos encontramos a las puertas de los exámenes finales. A pesar de que se han habilitado encuestas sobre nuestra situación, en las que hemos expresado sobradamente estas cuestiones, la respuesta de la dirección de la universidad ha sido el más estruendoso silencio, haciendo caso omiso a las dificultades a las que nos enfrentamos. Igualmente, la herramienta del campus virtual que teóricamente debería habernos mantenido informados sobre las medidas tomadas ha sido un completo fracaso, así como los calendarios de examen que, tras ser convocados para la semana del 8 de junio, no han sido publicados.

¡Que no pisoteen nuestros derechos!

Por increíble que parezca, ante la huelga que hemos convocado en relación a la vuelta a clase impuesta por el Gobierno Vasco, se están dando casos donde se pisotean nuestros derechos en varios centros educativos de la CAV. El derecho a la huelga es un derecho de las y los estudiantes, y en esta ocasión tiene más importancia si cabe, porque volver a clase pone en juego nuestra salud. Por lo tanto, no podemos tolerar ningun caso de sanción o penalización, ya que para empezar no es legal. Por otra parte, la huelga estudiantil garantiza plenamente nuestro derecho a ser evaluados objetivamente, por lo que no se nos podrá suspender un examen o poner "no presentado" en ningún caso. Para indicar que haces huelga, sólo tienes que enviar el siguiente escrito con tus datos, al email de tu centro y a la Consejería de Educación del Gobierno Vasco.

Descarga el escrito

 Ni chantajes ni amenazas, por unas prácticas de calidad

El jueves 7 de mayo, el Ministerio de Educación y Formación Profesional publicó un documento bajo el título “Instrucciones para la gestión de los reintegros de becas y ayudas al estudio correspondientes al curso 2019-2020”, que recoge la comunicación que muchos y muchas estudiantes de FP han conocido a través de la dirección de sus centros de estudio a través de mensajes como este:

"En reunión entre el Ministerio de Educación y Formación Profesional y las comunidades autónomas en la Comisión de Formación Profesional de la Conferencia de Educación, la Secretaria General de Formación Profesional acaba de comunicar que el alumnado que renuncie a la convocatoria de FCT, si tenía beca concedida, será causa de revocación de la misma, dado que la situación del COVID 19 no les impide titular y realizar la FCT".

Ikasle Sindikatua

Contra la negligencia y la irresponsabilidad del Gobierno Vasco: ¡Con nuestra salud y nuestro futuro no se juega!

Descarga la notificación de la huelga

El Gobierno Vasco ha tenido que retroceder en su intención de ordenar la vuelta a clase para el 18 de mayo. Cristina Uriarte, consejera de educación, anunciaba que retrasaban al día 25 de mayo la apertura de las aulas debido a que el Gobierno español no había dado la cobertura jurídica necesaria - a pesar de que éste ya había aceptado la propuesta del Gobierno Vasco -. La realidad es que ha sido la presión que hemos ejercido estudiantes, sindicatos de trabajadores y familias -oponiéndonos a este desastre - la que les ha obligado a dar marcha atrás.

¡No a la vuelta a clase! ¡Con nuestra salud y nuestro futuro no se juega!

El Gobierno Vasco ha anunciado su firme intención de reanudar las clases el 18 de mayo. Comenzarían ese día los que han denominado como “cursos sensibles”: 2º de bachillerato, 1º y 2º de FP superior y 2º de FP media y básica. Los estudiantes de 4º de la ESO, 1º de bachiller y 1º de FP de grado medio lo harían una semana después según sus planes - el 25 de mayo -. Un auténtico desastre que pone en riesgo nuestra salud. Desde Ikasle Sindikatua nos oponemos rotundamente a esta medida que es un completa irresponsabilidad.

Rui Pérez - Profesor de secundaria, afiliado a la CIG y Esquerda Revolucionaria Galiza

La profunda crisis desencadenada por el Covid-19 ha situado ante los ojos de millones de personas la verdadera cara de un sistema perverso en el que las vidas humanas, al igual que el resto de recursos, están supeditadas a los intereses de la burguesía.

El precario sistema educativo del Estado español no escapa a esta situación. Está sufriendo la mayor sacudida de su historia reciente, poniendo en evidencia la necesidad de llevar a cabo una auténtica revolución educativa, tanto en lo económico como en la pedagogía.

En una entrevista concedida al diario 20 minutos, la ministra de Educación, Isabel Celaá, adelantaba parte de los planes del Gobierno de coalición PSOE-UP para el inicio del próximo curso: centros a la mitad de su capacidad, un modelo mixto de enseñanza “online” y presencial, y lo más asombroso, todo ello sin contemplar ningún aumento del presupuesto para la educación pública, o medida alguna para reducir las ratios, contratar a miles de profesores o garantizar la conexión telemática. De nuevo, la propuesta de un Gobierno que se dice de izquierdas es dejar a cientos de miles de familias trabajadoras en la estacada.

El Ministerio de Educación ha decidido zanjar a martillazos la problemática de la FP para terminar el curso. Su decisión de suspender las prácticas de la Formación Profesional y sustituirlas por un proyecto o “actividades asociadas al entorno laboral” que cuente para la nota final, significa arrebatarnos la razón de ser por la que muchos optamos por estos estudios: las prácticas en empresa son el primer paso para lograr un puesto de trabajo.