Descarga el cartel: Estatal | Catalunya - Illes Balears | Galiza | País Valencià | Asturias | Andalucía | Euskal Herria | Madrid | Castilla-La Mancha | Castilla y León | Aragón

Descarga la octavilla: Estatal | Catalunya - Illes Balears | Galiza | País Valencià | Asturias | Andalucía| Euskal Herria | Madrid | Castilla- La Mancha | Castilla y León | Aragón

Consulta aquí las movilizaciones de las 12h en todo el Estado

Read the article in english

La lucha que la juventud hemos protagonizado estos meses constituye la acción más importante contra la catástrofe ecológica y los responsables de ella: el sistema capitalista, las grandes multinacionales y los gobiernos a su servicio. Huelgas estudiantiles, manifestaciones, concentraciones y ocupaciones se multiplican por todo el mundo para rechazar la hipocresía de los políticos que durante años han celebrado “cumbres del clima”, aparentando una sensibilidad medioambiental de la que carecen, mientras permiten que se siga destruyendo la naturaleza y envenenando el aire que respiramos y los alimentos que comemos.

Para asegurarse beneficios sin límite, una minoría de magnates y empresarios no duda en arrasar el planeta con la complicidad de Trump, Bolsonaro y el resto de gobiernos. Los datos lo dicen claramente: el 71% de las emisiones de CO2 en el mundo son producidas por 100 grandes empresas y el 10% de los millonarios más ricos son responsables del 49% de las emisiones globales.

La gran mentira del “capitalismo verde”

Ahora, estos políticos del sistema tratan de sumarse al carro de lo “verde” para asimilar nuestro movimiento y despojarlo de su carácter anticapitalista. Pero lo ocurrido este verano con el deshielo de Groenlandia o los brutales incendios que están destruyendo la Amazonia demuestra que no podemos confiar en ellos ni en sus instituciones.

Tampoco en muchos de los partidos verdes que cuando han participado en gobiernos como el de Irlanda o Alemania se han plegado a los intereses empresariales y han apoyado los recortes sociales y las privatizaciones.

En el Estado español, el Gobierno del PSOE habla de poner en marcha una “agenda de transición ecológica”. Pero estas bonitas palabras no se corresponden con la realidad: durante años en el poder han concedido todo tipo de privilegios a las industrias más contaminantes. Si Pedro Sánchez quiere luchar de verdad contra el cambio climático debería empezar por nacionalizar inmediatamente las empresas eléctricas y del sector de la energía para que sean públicas y baratas. De esta manera se podría garantizar un transporte público, de calidad y gratuito, dando pasos serios para acabar con la contaminación medioambiental.

Defender la naturaleza transformando la sociedad

La movilización por la supervivencia del planeta no sólo incumbe a la juventud, y no está separada del resto de reivindicaciones sociales y educativas por las que hemos peleado en estos años. Por esta razón también apelamos a los sindicatos de trabajadores en su conjunto a que se sumen a la lucha y convoquen una huelga general de 24 horas.

Salvar el planeta requiere terminar con la dictadura que los grandes monopolios ejercen sobre la producción mundial, y establecer la planificación de la economía de manera racional y respetuosa con el medioambiente, garantizando el pleno empleo, salarios y servicios públicos dignos. Sólo acabando con la opresión capitalista y construyendo una sociedad auténticamente democrática y basada en la justicia social, una sociedad socialista, podremos preservar la naturaleza y librarnos de la catástrofe que nos amenaza.

Por eso el 27-S desde el Sindicato de Estudiantes llamamos a toda la juventud a la huelga estudiantil y a llenar las calles en las numerosas manifestaciones que organizaremos por la mañana en todo el Estado, levantando un movimiento ecologista anticapitalista y revolucionario.

¡Todas y todos a la huelga y las manifestaciones!

Exigimos:

• Nacionalización de las empresas energéticas (eléctricas, compañías mineras, de petróleo y gas, empresas de producción de energía eólica y solar, etc…), y un plan público de inversiones para establecer una industria energética 100% ecológica y sostenible. ¡No a la pobreza energética!

• Por una red de transporte público, gratuito, de calidad y ecológico. Plan masivo de inversiones para hacer las ciudades 100% sostenibles.

• Nacionalización de las industrias automovilísticas, aeronáuticas y navales, y transformación de su producción para hacerlas viables y no contaminantes.

• Nacionalización de la tierra, de la industria ganadera y de las industrias de procesamiento de alimentos. No a la explotación capitalista de los océanos. ¡Por una alimentación sostenible, ecológica y sana!

• Empresas públicas de reciclaje bajo el control democrático de trabajadoras y trabajadores. ¡Basta de hacer negocios con el ecologismo!

• Por una producción sostenible planificada democráticamente por el conjunto de la clase trabajadora y la juventud. Por la transformación socialista y ecológica de la sociedad.