Sindicato de Estudantes Galiza

¡Todas y todos a las concentraciones del 11 de febrero!

A finales del mes de diciembre conocíamos la noticia de que la Xunta de Galiza del Partido Popular iniciaba la tramitación de su primera universidad privada llamada Universidad Intercontinental de la Empresa (UIE), que arrancará el próximo curso con cuatro grados, cuatro másteres y dos doctorados repartidos entre dos campus en A Coruña y Vigo.

La construcción de este centro privado está financiado por el gigante bancario ABANCA, que en los últimos 9 meses del 2019 ingresó 401,9 millones de euros, siendo el banco español que más crecimiento ha registrado este año y que ha aumentado su volumen de negocio hasta los 85.000 millones. La jugada está clara: Alberto Núñez Feijóo ha regalado una universidad a los banqueros y empresarios para que sigan haciendo de nuestra educación un negocio mientras se sigue privatitzando la universidad pública. Así pretenden convertir la educación superior en un coto privado de unos pocos privilegiados sociales.

Los recortes y la demagogia del gobierno gallego

Al conocerse esta noticia, se despertado una gran indignación entre la comunidad educativa gallega, padres, madres, profesores y estudiantes. Ante la crítica social que se ha generado en Galiza, Feijóo ha justificado la creación de la UIE replicando que el proyecto es legal y que ésta ha sido una "buena década para las universidades gallegas". Desde 2011 a 2017 la oferta de grados de las universidades privadas de todo el Estado español ha aumentado en un 51% mientras que la pública tan sólo en un 11%. ¿Una buena década para quién? ¡Para los amigos del Partido Popular! La misma Xunta que en cuatro años eliminó 533 unidades educativas de Infantil y otras 249 de Primaria, quienes han despedido a más de 1.500 profesores desde el inicio de la crisis y siguen precarizando los estudios superiores, pretenden hacernos creer que esta universidad servirá para que los jóvenes cuenten con una oferta educativa más amplia. Pero hay que ser claros: si la oferta académica en la universidad pública ha disminuido ha sido porque, al haber recortado salvajemente su financiación, se opta por cerrar la oferta de los grados menos rentables o por fusionarlos, cerrando facultades mientras la privada sigue creciendo.

Este nuevo centro sólo servirá para seguir llenar los bolsillos de los empresarios gallegos que se están frotando las manos mientras la Xunta les pone una alfombra roja para que acaben de desmantelar la universidad pública.

La realidad es que en Galicia ya existen dos centros de educación superior privados (el Cesuga y el Ieside) que están vinculados a universidades públicas ya que por sí mismos no tienen la protestad de expedir los títulos de finalización de los estudios. Estos dos centros han sido una inversión de personajes como Tino Fernández, expresidente del club de fútbol Deportivo de la Coruña, y Ignacio Rivera, el jefe de Estrella Galicia. Lo que iniciaron con estos dos centros pretenden elevarlo a la enésima potencia con la Universidad Intercontinental.

Por una universidad pública, de calidad y gratuita

Las tasas universitarias, el recorte en becas y el endurecimiento de los requisitos para obtenerlas, el 3+2 y todas las medidas clasistas aprobadas estos últimos años están haciendo de la universidad un lugar inacessible para la mayor parte de los jóvenes de la clase trabajadora. El número de matriculados se ha reducido a la mitad en las últimas dos décadas y en tan sólo un año (2017), las tres universidades públicas gallegas han perdido el 20% de sus alumnos.

Como hemos demostrado los y las jóvenes gallegos y en todo el Estado tumbando las reválidas, saliendo masivamente a la huelga estudiantil feminista el 8M, exigiendo junto con nuestros profesores y padres y madres la derogación de la LOMCE, la lucha es el único camino para dejar claro que no permitiremos que se regale nuestra educación a la banca y que se nos expulse de la universidad. Nos quieren sin estudios para que el día de mañana seamos carne de explotación, pero nos encontrarán en la movilización reivindicando nuestros derechos.

Tomando el ejemplo de las impresionantes manifestaciones de la Marea Blanca en defensa de la sanidad pública, que el pasado sábado volvieron a llenar las plazas de Santiago, y contra los ataques de este gobierno que sólo vela por los intereses de los ricos y los empresarios, desde la Plataforma Gallega en Defensa de la Universidad Pública, de la que el Sindicato de Estudantes forma parte, llamamos a los estudiantes y a la juventud obrera a participar en las concentraciones que se celebrarán el martes 11 de febrero a las 11h. Tenemos la fuerza para impedir la abertura de esta universidad y también para tumbar a Feijóo. Este debe ser el primer paso de una movilización que debe ir en ascenso, que tiene que poner encima de la mesa un plan contundente de lucha que agrupe al conjunto de la comunidad educativa y de todos los colectivos sociales que durante años hemos exigido una educación, sanidad, vivienda, pensiones y vida digna.

Todos y todas a las calles, ¡abajo las privatizaciones del Partido Popular en Galiza!

 

¡Non á universidade privada de Galiza! A nosa educación non é un negocio

¡Todas e todos ás concentracións do 11 de febreiro!

A finais do mes de decembro coñeciamos a noticia de que a Xunta de Galiza do Partido Popular iniciaba a tramitación da súa primeira universidade privada chamada Universidade Intercontinental da Empresa (UIE), que arrincará o próximo curso con catro graos e catro másteres repartidos entre dous campus na Coruña e Vigo.

A construción deste centro privado está financiado polo xigante bancario ABANCA, que nos últimos 9 meses do 2019 ingresou 401,9 millóns de euros, sendo o banco español que máis crecemento rexistrou este ano aumentando o seu volume de negocio ata os 85.000 millóns. A xogada está clara: Alberto Núñez Feijóo regalou unha universidade ós banqueiros e empresarios para que sigan facendo da nosa educación un negocio mentres se segue privatizando a universidade pública para convertela nun coto privado duns poucos privilexiados sociais.

Os recortes e a demagoxia do goberno galego

Ó coñecerse esta noticia, espertou unha gran indignación entre a comunidade educativa galega: pais, nais, profesores e estudantes. Ante a crítica social que se xerou en Galiza, Feijóo xustificou a creación da UIE replicando que o proxecto é legal e que esta foi unha "boa década para as universidades galegas".
Desde 2011 a 2017 a oferta de graos das universidades privadas aumentou nun 51% mentres que a pública tan só nun 11%. Unha boa década para quen? ¡Para os amigos do Partido Popular! O mesmo goberno que en catro anos eliminou 533 unidades educativas de Infantil e outras 249 de Primaria, quen despediu a máis de 1.500 profesores desde o inicio da crise e segue precarizando os estudos superiores, pretende facernos crer que esta universidade servirá para que a mocidade conte cunha oferta educativa máis ampla. Pero hai que ser claros: se a oferta académica na universidade pública diminuíu foi porque, ó recortar de xeito salvaxe o seu financiamento, óptase por pechar a oferta dos graos menos rendibles ou por fusionalos, pechando facultades mentres a privada segue crecendo.

Este novo centro só servirá para seguir enchendo os petos dos empresarios galegos, que se están frotando as mans, mentres a Xunta ponlles unha alfombra vermella para que acaben de desmantelar a universidade pública.

A realidade é que en Galicia xa existen dous centros de educación superior privados (o Cesuga e o Ieside) que están vinculados a universidades públicas xa que por si mesmos non teñen a potestade de expedir os títulos de finalización dos estudos superiores. Estes dous centros foron un investimento de personaxes como Tino Fernández, expresidente do club de fútbol Deportivo da Coruña, e Ignacio Rivera, o xefe de Estrella Galicia. O que iniciaron con estes dous centros, pretenden elevalo á enésima potencia ca Universidade Intercontinental.

Por unha universidade pública, de calidade e gratuíta

As taxas universitarias, o recorte en becas e o endurecimento dos requisitos para obtelas, o 3+2 e todas as medidas clasistas aprobadas estes últimos anos, están facendo da universidade un lugar inaccesible para a maior parte da xuventude da clase traballadora. En 2017, as universidades públicas galegas perderan o 20% dos seus alumnos.

Como demostramos os mozos e mozas en todo o Estado tombando as reválidas, saíndo masivamente á folga estudantil feminista o 8M, esixindo xunto ós profesores e pais e nais a derrogación da LOMCE, a loita é o único camiño para deixar claro que non permitiremos que se regale a nosa educación á banca e que se nos expulse da universidade. Quérennos sen estudos para que o día de mañá sexamos carne de explotación, pero atoparannos na mobilización loitando polos nosos dereitos.

Tomando o exemplo das impresionantes manifestacións da Marea Branca en defensa da sanidade pública, que o pasado sábado volveron encher as prazas de Santiago, e contra os ataques deste goberno que só vela polos intereses dos ricos e os empresarios, desde a Plataforma Galega en Defensa da Universidade Pública, da que o Sindicato de Estudantes forma parte, chamamos ós estudantes e á mocidade obreira a participar nas concentracións que se celebrarán o martes 11 de febreiro ás 11h. Temos a forza para tombar este ataque e impedir a abertura desta universidade. Este debe ser o primeiro paso dunha mobilización que debe ir en ascenso, que ten que poñer enriba da mesa un plan contundente de loita que agrupe ó conxunto da comunidade educativa e de todos os colectivos sociais que durante anos esiximos unha educación, sanidade, vivenda, pensións e vida dignas. ¡Todos e todas ás rúas, abaixo os ataques de Feijóo!

Nueva fecha del sorteo: 21 noviembre

IMG 20200328 135652

Debido a la crisis del coronavirus, aplazamos el sorteo de nuestra rifa al sábado 21 de noviembre
¡Escríbenos y compra tu papeleta para apoyar nuestra lucha!