Este 25N, día internacional contra la violencia machista, las compañeras Coral Latorre, secretaria general del Sindicato de Estudiantes, Ana García, portavoz de Libres y Combativas y Bárbara Areal, de Izquierda Revolucionaria explican en este reportaje del Telediario de TVE la opresión que sufren las mujeres jóvenes y trabajadoras y la necesidad de cambiar este sistema con una revolución social.

 

 


¡Feminismo revolucionario!

En los últimos meses, con la crisis de la Covid-19 y los confinamientos domiciliarios, han sido muchas las mujeres jóvenes y trabajadoras que han sufrido en carne propia la lacra de la violencia machista de una forma aún más cruel: nuestras casas se han convertido en cárceles en las que nos hemos visto obligadas a convivir a tiempo completo con nuestros agresores, siendo expuestas a las tensiones que provoca una crisis de esta magnitud y teniendo que permanecer en silencio ante el maltrato y las agresiones por miedo a ser asesinadas.

¡Nativa o extranjera, la misma clase obrera!

El pasado viernes 16, los compañeros y compañeras de Izquierda Revolucionaria y del Sindicato de Estudiantes participamos en la manifestación del barrio madrileño de San Blas para mostrar toda nuestra solidaridad y apoyo a los menores inmigrantes no acompañados que están siendo víctimas de persecución por parte de grupos neonazis.

La última de estas agresiones se produjo el pasado 13 de octubre, cuando dos nazis se dirigieron a un grupo de menores, profiriendo todo tipo de amenazas, llegando incluso a utilizar palos. Finalmente, los menores consiguieron defenderse y zafarse de la agresión. Pero ante la pasividad absoluta de la policía decidieron ir más alla. Al día siguiente, más de un centenar de neonazis de todo Madrid se personaron en el portal de uno de estos jóvenes para amenazarle en su propia casa, insultarle y realizar canticos fascistas y racistas.

Esta tarde miles de jóvenes, trabajadores y trabajadoras, vecinos y vecinas hemos llenado las calles de Vallecas en condena a las brutales cargas policiales que tuvieron lugar ayer en la manifestación contra la segregación de los barrios obreros y en defensa de la sanidad pública.

Una vez más hemos respondido a las medidas clasistas de Díaz Ayuso y la represión desatada por la policía nacional - en clara venganza por el levantamiento de los barrios obreros de este domingo - de la única forma posible: con la movilización y la lucha en las calles, exigiendo la dimisión del Gobierno de la CAM y la libertad inmediata de todos los detenidos.


¡Necesitamos una huelga general en la CAM para acabar con el Gobierno de Ayuso!

Galería de fotos

Este domingo 20 de septiembre miles de jóvenes, trabajadores y activistas de los barrios del sur de Madrid nos hemos alzado en pie de guerra contra la ofensiva clasista y reaccionaria de Ayuso. Las vecinas y vecinos de los distritos de Villaverde Bajo, Villaverde Alto, Puente de Vallecas, Villa de Vallecas, Carabanchel Alto, Carabanchel Bajo, Arganzuela, Ciudad Lineal-San Blas - a los que también se han sumado los de Getafe, Parla y Fuenlabrada - hemos convertido nuestras calles en un clamor contra la derecha y sus medidas clasistas, racistas y privatizadoras, exigiendo la dimisión de Ayuso y de este Gobierno de pesadilla.

¡Basta de represión!

Esta mañana miles de jóvenes, trabajadores y trabajadoras hemos salido a las calles en los barrios obreros de Madrid contra las medidas clasistas de Díaz Ayuso.

En Carabanchel, a las 12h cientos de personas nos concentrábamos frente al centro de salud de General Ricardos, al grito de ¡Ayuso dimisión! y ¡Sanidad pública! y en cuestión de minutos la concentración ocupaba toda la carretera mientras seguían llegando vecinos y vecinas, llamados por las asociaciones vecinales, hasta que nos hemos movido en manifestación hacia Vistalegre en solidaridad con los jóvenes y trabajadores del barrio que a partir de mañana serán confinados por Ayuso.

¡La justicia patriarcal derrotada!

La noche del 18 de septiembre la noticia saltaba a los medios. Tras un día de deliberación el veredicto unánime del jurado popular era demoledor: la muerte de Paz fue un asesinato cometido de forma “deliberada, consciente e intencionadamente, eliminando toda posibilidad de defensa de su víctima”. A continuación la fiscalía, que hasta 24 horas antes se había negado a reconocer como asesinato el crimen contra Paz, cambiaba su petición de 15 a 21 años de cárcel, la abogacía del Estado hacía lo mismo y el abogado defensor del asesino, que hasta el día anterior defendía su libre absolución, pedía la mínima para este delito, 20 años.

 

Los trabajadores y la juventud nos concentramos en la Puerta del Sol exigiendo la dimisión de Díaz Ayuso. ¡Ni un paso atrás!

Mitin de Coral Latorre, secretaria general del Sindicato de Estudiantes y militante de Izquierda Revolucionaria. 

Desde las asociaciones vecinales del Sur de la ciudad de Madrid queremos manifestar nuestro más firme rechazo a las políticas clasistas y racistas que el gobierno de la Comunidad de Madrid está desarrollando durante esta segunda oleada de COVID-19 enfocadas a la discriminación de los vecinos y vecinas del Sur.

¡Basta ya de justicia patriarcal!
No fue un homicidio, fue un asesinato

Pincha aquí para ver el vídeo y fotos de la concentración

 

Esta mañana, más de cien personas, vecinas y vecinos, representantes de colectivos feministas, sindicatos y organizaciones de la izquierda nos hemos concentrado frente a los juzgados de Gijón ante el inicio del juicio de cinco días, exigiendo justicia para Paz Fernández por su asesinato en 2018 a manos de su pareja en aquel momento. Una concentración con la que hemos dado comienzo a esta semana de protesta y movilización contra la violencia machista y la justicia patriarcal que la ampara, exigiendo que el asesino de Paz sea juzgado por asesinato machista y no por homicidio como pretende la fiscalía.