¡Envíanos fotos y vídeos de la situación en tu IES y ponte en contacto con nosotros para organizar estas concentraciones y otros actos de protesta en más institutos!

Los y las estudiantes de los centros de educación pública de Andalucía estamos sufriendo una situación insostenible donde se está vulnerando día tras día nuestro derecho a una educación pública de calidad y en condiciones dignas.

El pasado 13 de octubre el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA), publicaba la suspensión de las clases presenciales durante 15 días en la Universidad de Granada, tal como había anunciado el día anterior el consejero de la presidencia, Elías Bendodo, tras un repunte de contagios, localizados en algunas residencias universitarias y colegios mayores. Una decisión impuesta por el Gobierno del trifachito que fue aceptada y acatada por el rectorado de la UGR pese a que este cierre supone dejar a  miles de estudiantes sin clases mientras bares, restaurantes, comercios… siguen funcionando con total normalidad, llegando incluso al absurdo de ver a profesores reservando mesas en restaurantes para poder dar allí sus clases.

¡No a la privatización de la educación!

Desde la llegada del Partido Popular y Ciudadanos, con el apoyo de VOX, a la Junta de Andalucía, estos han dejado muy claro cuál es su plan educativo: continuar con el desmantelamiento de la educación pública y avanzar todo lo posible en la privatización.

Como hemos explicado en muchas ocasiones, este empeño en destruir la educación pública no es casualidad, es una cuestión fundamental para la derecha, y más en este contexto de crisis económica salvaje y que se va a recrudecer en los próximos años. Necesitan privar a los hijos e hijas de la clase trabajadora de una educación y formación de calidad, negarnos cualquier posibilidad de futuro digno y condenarnos así a la explotación más salvaje en el terreno laboral. Y además, con la destrucción de la enseñanza pública, pueden seguir favoreciendo el negocio de la educación concertada y privada.

Este viernes, 18 de septiembre, coincidiendo con la tercera jornada de huelga estudiantil convocada por el Sindicato de Estudiantes a nivel estatal, la comunidad educativa de Andalucía hemos protagonizado una jornada de huelga que ha vuelto a levantar el espíritu de la Marea Verde. Los estudiantes, junto con las familias y el profesorado, convocado por CGT, USTEA, CCOO, CNT y Docentes por la Pública, hemos recorrido las calles de todas las provincias andaluzas para exigir una vuelta presencial, segura y de calidad en la educación pública.

La llegada de la pandemia del Covid-19 ha mostrado con mayor crudeza la situación dramática en la que se encuentra la educación pública en Andalucía, igual que en el resto del Estado, fruto de las políticas de recortes y privatización que hemos sufrido durante la última década, y que han sido aplicadas por los gobiernos centrales del PP así como por la Junta, tanto por parte del PP como del PSOE. El despido masivo de profesorado, el hacinamiento en las aulas, la falta de infraestructuras y de material o el cierre de líneas y centros públicos, mientras se amplían en la privada-concertada, ha sido la tónica general en la escuela pública. Este desmantelamiento es lo que ha preparado las condiciones para que esta crisis provoque una situación de emergencia el próximo curso si no se revierten todos estos ataques y se pone en marcha un plan urgente de rescate a la educación pública.

La situación en el IES Tartessos de Camas (Sevilla) es absolutamente insostenible. Desde hace años el alumnado, profesorado y personal administrativo del instituto se ve obligado a acudir, día tras día a un centro que, literalmente, se cae a pedazos.

El Ampa del centro, AMPA V Centenario, lleva años exigiendo una solución, pero la Consejería de Educación de Sevilla, a través de sus diferentes consejeras y consejeros tanto del PSOE primero, como ahora del gobierno del PP y Cs, sigue haciendo caso omiso a sus demandas, negándoles una solución. Pese a las promesas de obras de urgencia, para solucionar lo más apremiante, como una obra mayor en todo el centro, lo cierto es que no se ha asegurado nada por escrito y las obras siguen sin materializarse, ni hay la más mínima señal de que vayan a producirse.

12h Plaza Nueva

Desde que el bloque reaccionario del PP, Cs y Vox accedieron al gobierno de la Junta de Andalucía en las pasadas elecciones uno de sus principales objetivos ha sido desmantelar la ya de por sí maltratada escuela pública.  Para los representantes políticos de los grandes terratenientes, empresarios y sectores privilegiados de la sociedad andaluza, los servicios públicos de calidad no son más que un molesto estorbo para sus intereses económicos y políticos. Por eso no es de extrañar que, junto a la sanidad pública, el sector que más está sufriendo el látigo del nuevo gobierno sea la educación.

¡Basta ya de desmantelar nuestra educación!

La universidad pública andaluza se encuentra en el punto de mira de los ataques del gobierno del trifachito. El nuevo gobierno de la Junta presume de haber aumentado el presupuesto destinado a las universidades en 61 millones para el año 2020, un 4,8% más respecto al ejercicio de 2019, pero la realidad es que están poniendo en jaque el futuro de muchas de las universidades públicas de Andalucía. Este supuesto aumento en los presupuestos es una farsa. No se trata de un incremento real ya que esta cantidad incluye 40 millones de los fondos propios de las universidades previstos para gastos corrientes, pequeñas reparaciones, etc. 

Recientemente ha salido a la luz la denuncia por acoso de una alumna a un profesor de Pedagogía de la Universidad de Granada. Este profesor ha sido acusado de acosar y de decir todo tipo de comentarios y frases intimidatorias y denigrantes a esta alumna cuando ella fue a una tutoría para justificar faltas de asistencia. Le preguntó si se masturbaba, si necesitaba ayuda para eso y si disfrutaba con el sexo. También le propuso dar un paseo un domingo e incluso hacerle “una asignatura diferente”.

Miles de estudiantes exigimos en las calles una solución inmediata 

La huelga de estudiantes contra el calor en las aulas y la falta de climatización de los institutos en Sevilla y Huelva ha sido todo un éxito: miles de estudiantes hemos vaciado las aulas y llenado las calles en ambas ciudades denunciando la insostenible situación que se vive tanto al principio como al final de todos los cursos en los institutos andaluces.

A comienzos de este curso estamos viviendo una situación explosiva en cientos de institutos. Día tras día las altas temperaturas hacen imposible dar clase, llegando a producirse mareos y golpes de calor. Ante la falta de intenciones del Gobierno de Susana Díaz de proporcionar a la educación pública andaluza una infraestructura digna, los alumnos de distintos centros en Sevilla y Huelva durante estas semanas nos hemos negado a entrar en clase, convocando sentadas y concentraciones espontáneas a la entrada de nuestros centros a pesar de las sanciones a muchos por parte de algunos equipos directivos.