Los trabajadores de Siemens en Tres Cantos llevan varias semanas movilizándose contra los ataques a las condiciones laborales de la plantilla que la empresa quiere imponerles. Desde el Sindicato de Estudiantes e Izquierda Revolucionaria apoyamos sus reivindicaciones y movilizaciones. La pasada semana quedamos con Sebas y Pilar, miembros del Comité de Empresa por CCOO para que nos explicasen de primera mano la situación y poder difundir su lucha.

 

Sindicato de Estudiantes: explicadnos los motivos del conflicto que os han llevado a la huelga

Pilar y Sebas: en el año 2014, cuando Siemens compró nuestra antigua empresa, Dimetronic, se firmó el último convenio. La situación que padecemos es que desde el año 2015, año en que se firma un acuerdo económico, los trabajadores estamos con el sueldo congelado y ahora, cuando ya parecía que habíamos llegado a un acuerdo, la dirección de la empresa nos viene con un chantaje; para subirnos el salario en las cantidades acordadas nos exige eliminar un artículo del convenio, el que recoge unas primas por jubilación anticipada, que suponen que a un trabajador que cumpla los requisitos legales para jubilarse anticipadamente, tiene derecho a acogerse a ese artículo y la empresa le paga cierta cantidad de dinero por cada año de servicio en la empresa. Hemos convocado dos asambleas de trabajadores para consultar la opinión de la plantilla y nos hemos negado a aceptar este chantaje, por eso hemos ido a la huelga.
Además estamos ante una fusión que va a haber a nivel europeo entre nuestra empresa, que es la parte de los ferrocarriles de siemens, (Siemens Rail Automation), y Alston, una empresa que también se dedica a ferrocarriles, que no sabemos cómo nos va a afectar y nos hemos puesto ya en contacto también con la plantilla para que se conozca y extienda nuestro conflicto.

Nuestra empresa tiene beneficios, pero quiere más y llega un momento en el que sólo pueden subir los beneficios recortando más y más a los trabajadores y eso es lo que la empresa pretende hacer ahora con nosotros. Con la reforma laboral, al incluir la previsión de reducción de beneficios para poder hacer un ERE, nos han dejado a los trabajadores totalmente vendidos, es imposible estar ganando siempre un poco más que el año anterior y así, llegará un día, un año en que aduciendo que vas a ganar menos que el año anterior, tendrán una justificación cojonuda para despedirte con 20 días por año trabajado. Eso es lo que nos tememos y por eso la movilización es más necesaria que nunca.

SE: cuál es vuestro plan de movilizaciones

SyP: en la última asamblea, y ante la cerrazón de la empresa, propusimos un plan de paros parciales de manera indefinida, las dos últimas horas de trabajo. El objetivo es acabar además con las horas extra encubiertas, y no pagadas. Todos los proyectos que tenemos son proyectos en los cuales hay falta de personal y se suple con trabajo extra de la gente, con el “quédate un poco más” y la cultura de “esto se tiene que acabar hoy”, “esto tenía que estar para ayer”, etc. Ese “quédate un poco más” son horas que, a diario, no se nos pagan. Decimos que son horas extra no pagadas y encubiertas porque nadie te pide que te quedes de una manera “oficial”, lo que te dicen es que esto tiene que estar acabado, que esto se tiene que terminar y te miran mal si te vas a casa y cosas por el estilo. Y ese, hacer un poco más todos los días, son esas horas extra no pagadas. Ya habéis oído que hay un montón de millones de horas extras no pagadas en este país, pues se hacen un poco de esta manera, nosotros somos sólo un ejemplo. Por eso, con esto de salir a hacer huelga las dos últimas horas, conseguimos no sólo hacer huelga sino que además hacemos “huelga” en esas horas extra no pagadas.

SE. Cuál ha sido la reacción de la empresa ante la convocatoria de movilizaciones

La empresa ha reaccionado a la movilización. Ahora en marzo hay subidas de sueldo a dedo y ya han empezado a hablar con todo el mundo diciendo “a ver qué vas a hacer”, “a ver si vas a hacer la huelga o no, porque es que los que hagan huelga no van a tener subida en marzo”. Meten a la gente en despachos individualmente y lanzan mensajes como “cada acto tiene su consecuencia”, “hacer huelga puede tener sus inconvenientes después”. Cosas así están todo el rato en el ambiente.

También hemos visto la mano de la empresa cuando nos hemos puesto en contacto con los medios de comunicación para explicar el conflicto y hacerlo conocido. Curiosamente hay muchos que no están interesados en que esto trascienda. Siemens es una multinacional poderosa y tiene un gabinete de comunicación que se encarga de que la imagen de Siemens sea buena. Ningún medio de comunicación de cierta entidad quiere darle altavoz a la movilización. Hasta en los eventos que nos organiza la empresa han dado consignas a los trabajadores de que todo lo que pongamos en las redes acerca de Siemens tienen que ser mensajes positivos. Es un escándalo, públicamente, delante de 700 personas nos dicen que todo tiene que ser muy bonito respecto a Siemens y que nada de mensajes negativos.

SE: ¿qué valoración hacéis de estas primeras semanas de movilizaciones?

SyP: lo que vemos en nuestra empresa y a nivel general es que ahora mismo la gente se está movilizando. Cuando a la gente le han empezado a quitar derechos lo que no han calibrado es que iba a haber una reacción, y desde mi punto de vista la gente está reaccionando y cada vez más, como vimos en las movilizaciones recientes del 8m y los pensionistas. Cuando yo (Sebas) entré a trabajar y había cualquier tipo de huelga o movilización – yo empecé a trabajar en Dimetronic en el 99, entré en el mercado laboral en el 97 – nos movilizábamos siempre los mismos, costaba mucho. Vivíamos en una especie de “bonanza” y lo digo entre comillas porque había mucha precariedad en el trabajo, lo que pasa es que había trabajo y la gente tiraba para delante, pero ahora ni eso, y los que tienen la posibilidad de trabajar es a costa de aceptar unas condiciones de esclavitud tan brutales que se está generando una reacción en contra por parte de la sociedad.

En nuestra empresa lo vemos en que la gente está respondiendo y lo está haciendo de forma masiva porque se ve peligrar realmente el puesto de trabajo, cualquier día viene otro recorte y nos mandan a todos a la puñetera calle y contra eso nos movilizamos.

Hemos ido viendo como iba aumentando el descontento en la plantilla. La empresa trata de combatirlo llevándonos de vez en cuando a hoteles a hacer eventos, con comidas, actividades, contratan empresas de “coaching” que de vez en cuando vienen y a los propios trabajadores les hacen analizar las cosas que están mal y qué pueden hacer para cambiarlo, es decir, la solución la tiene que poner el trabajador, todo este rollo de “hacer equipo” y dar una imagen de la empresa que tiene en cuenta a los trabajadores cuando eso es totalmente falso.

A través de la huelga, que hay que decir que al principio no estábamos seguros de cuanta gente la iba a secundar, nos hemos dado cuenta de que el descontento era brutal y la respuesta ha sido masiva, la gente decía: joder, aquí sí se hace equipo, se está viendo que los trabajadores sí somos un equipo unido. Hasta hicimos una pancarta que ponía “esto si es haciendo equipo”.

Nos hemos quedado muy impresionados con la gente que está saliendo y que está secundando la huelga, pero, además, nos estamos quedando muy impresionados con la cantidad de gente que es consciente de que Siemens no se va a rajar a la primera de cambio y saben que van a tener seguir haciendo esto todos los meses, o por lo menos algunos meses y que saben que esto no va a ser una batalla fácil. Veo que la gente está muy comprometida y muy harta. Lo que nosotros pedimos es que la empresa dé marcha atrás y nos dé a los trabajadores lo que nos corresponde, sin chantajes, sin querer eliminar cosas que ya están en el convenio, ni más ni menos y por eso nos vamos a seguir movilizando hasta que lo consigamos.

Sigue a los compañeros de Siemens en:
Web: www.comitesiemensra.es
Twitter: Nsm_siemensRA

10 de mayo: Todas y todos a la huelga estudiantil

cartel 10m castellano peq 1