Cristina Cifuentes

El desmantelamiento de la universidad pública ha sido uno de los principales objetivos del PP desde que llegó al gobierno. A lo largo de estos años hemos sufrido de una forma directa todo tipo de ataques a la universidad pública para expulsar a los hijos de los trabajadores de la universidad y convertirla en un coto privado solo al alcance de unos pocos. Ahora el Gobierno del Partido Popular elabora una nueva ley para la educación superior de la Comunidad de Madrid (LEMES) diseñada para destruir completamente la universidad pública y elaborada a espaldas de la comunidad educativa.

1. Una ley para asfixiar a las universidades públicas saqueadas por el PP y premiar con dinero público a las privadas.

El objetivo de la LEMES es crear un modelo universitario que distinga dos tipos de universidades: las de primera y las de segunda. Esta intencionalidad se concreta en la distribución de fondos que propone LEMES: una financiación “básica” para todas las universidades y una financiación “de luxe” para aquellas que tengan programas para desarrollar la investigación y el I+D. ¿Pero qué universidades tienen capacidad para destinar recursos a este punto? En primer lugar las universidades privadas que gozarán de más recursos públicos con esta justificación. En segundo lugar, también podrán acceder a una mayor financiación aquellas universidades públicas que ante la falta de inversión pública opten por aceptar la intervención de la empresa privada en su seno, con todas las consecuencias que esto tiene. Es decir, quien cierre sus puertas a los negocios e intereses privados se quedará con esa financiación básica e insuficiente para ofrecer una educación de calidad.

2. Una fundación privada presidida por el número 3 de Wert será quien decida qué universidades deben recibir más recursos públicos.

El colmo del asunto es que además quien decida sobre el reparto de los recursos públicos a las diferentes universidades no será un organismo público sino ¡una fundación privada! Casualmente, esta fundación llamada -Fundación Madri+d – está dirigida por el número 3 del exministro Wert y formada por representantes de distintas empresas privadas. Este comité de empresarios será el responsable de la contratación y evaluación del profesorado de las universidades públicas y de la distribución de proyectos y recursos públicos. Para ello, el PP destinará el doble de fondos públicos a esta fundación privada, que ascenderá hasta los 4 millones de euros. ¡Suma y sigue al saqueo del dinero público!

3. Regalar la universidad pública a las empresas privadas, o lo que es lo mismo: despidos, precarización y cierre de facultades.

Esta ley es la oportunidad de oro para la entrada en masa de las empresas privadas a la universidad. Pretende favorecer la creación de contratos entre empresas y universidades públicas en los que se imponen las condiciones laborales cada vez más precarias, que sean realmente los dueños de los grande negocios quienes puedan apropiarse de la universidad pública a precio de saldo para poder hacer con ella lo que consideren. Y ya sabemos que las empresas se rigen por el principio de conseguir el máximo beneficio económico y no por el de garantizar el acceso de todos y todas a la educación superior. Ese es el objetivo de Cifuentes con esta ley. Hacer legales todos sus chanchullos con los empresarios a costa de negarnos el derecho a los estudios superiores a los jóvenes que provenimos de familias humildes.

4. Regalar mano de obra gratuita a las empresas privadas a través de la Formación Profesional.

Esta nueva ley continúa con la destrucción de la Formación Profesional. Fomentando la FP dual, o lo que es lo mismo, aumentando las horas de prácticas no remuneradas en empresas para los estudiantes de Formación Profesional. Esto no sólo beneficia a las empresas privadas que tienen a un estudiante trabajando gratuitamente para ellas sin pagarle un salario, sino que es un ataque salvaje a la educación superior de calidad a la que todos y todas las hijas de los trabajadores tenemos derecho.

¡No lo podemos permitir! ¡Basta de saquear la universidad pública para el beneficio del PP y las empresas privadas!

La LEMES es el golpe definitivo a la Universidad Pública. No aceptamos que la universidad se convierta en un coto privado para las élites en el que sean las empresas privadas las que tomen las decisiones. Desde el Sindicato de Estudiantes rechazamos de principio a fin esta ley que solo pretende acabar definitivamente con el derecho de los hijos de los trabajadores al estudio y la formación. Es inadmisible que mientras miles de estudiantes se ven expulsados de la universidad por motivos económicos, el Partido Popular siga saqueando descaradamente las arcas públicas para su beneficio y de sus amigos amparándose en esta ley.

¡No a la privatización de la Universidad Pública!
¡No a la LEMES!
¡La lucha es el único camino!