¡Todos a la huelga el 25 y 26 de octubre contra la represión franquista y el 155!

En los últimos días estamos siendo testigos de una campaña vergonzosa por parte de los medios de comunicación de la derecha tratando de criminalizar la lucha de los jóvenes en Catalunya en defensa de nuestros derechos democráticos más básicos. La última ha sido el artículo que esta misma mañana publicaba el diario El Mundo titulado - Un instituto se salta a los padres de menores ante la convocatoria de una huelga "contra la represión franquista" - . En el artículo firmado por Roberto Becarés se relata que un instituto del Baix Llobregat “se salta a los padres de menores ante la convocatoria de una huelga "contra la represión franquista"”. El artículo, utilizando la queja de una supuesta “madre indignada”, da a entender que no se está siguiendo el trámite apropiado para convocar la huelga porque en este centro no se pide a los padres de los estudiantes el permiso para hacer huelga sino que se le pide a los propios estudiantes de 16 años.

 

No sabemos si es esta “madre anónima” o el periodista quien desconoce que los estudiantes tenemos reconocido legalmente el derecho a huelga en el artículo 8, párrafo 2 de la Ley 8/1985. No sólo eso, sino que también existe una sentencia del Tribunal Supremo dictada en el año 2013 que los estudiantes a partir de 3º de la ESO no necesitan de permiso paterno para poder ejercer este derecho por ser incompatible esto con la aplicación de las decisiones colectivas de los estudiantes. No hemos leído en el diario El Mundo ningún artículo denunciando cómo jóvenes de 3º de la ESO (15 – 16 años) pueden ser explotados laboralmente en trabajos basura, a pesar de su juventud. En cambio ponen el grito en el cielo cuando esos mismos jóvenes nos organizamos para defendernos de la represión franquista del PP que responde con golpes, amenazas y encarcelamientos a la voluntad democrática y pacífica de un pueblo.

Pero la cosa no termina aquí. El artículo también introduce la idea de que hay una campaña de adoctrinamiento y lavado de cerebro hacia los estudiantes. Así lo explica: “En otro instituto de la provincia de Barcelona se ha producido otro caso más sorprendente aún, ya que estudiantes "mayores, de Bachillerato" han interrumpido una clase de 3º de la ESO (14 años) para "explicar el artículo 155" y los motivos de la huelga. "Ellos se lo explicaron a su manera, les comieron la olla, y les pidieron la firma a los niños, porque les dijeron que 'la huelga es de los niños'” "¿Cómo puedes autorizar a hacer una huelga contra la represión franquista?" se queja esta madre anónima. A nosotros también nos parece increíble que en el año 2017 tengamos que convocar una huelga contra la represión franquista pero por increíble que parezca estamos viviendo una situación que la mayoría de nosotros no conoce más que por la televisión y por lo que nuestras familias nos han contado que vivieron en los años de la dictadura: gente detenida por pegar carteles, perseguida por imprimir papeletas, golpeada por proteger urnas de votación… Sí, en la educación pública se adoctrina, pero no somos los estudiantes que explicamos esta realidad quienes lo hacemos. No hemos leído tampoco ningún artículo en El Mundo contra el adoctrinamiento que la jerarquía de la Iglesia lleva a cabo en nuestros centros, no sólo de 15 y 16 años sino de 6, 7, 8 años, llevándose de paso millones de euros de dinero público a sus bolsillos.

Y no son los únicos que adoctrinan. Nosotros explicamos la grave amenaza a los derechos democráticos que supone el artículo 155, que anula todas las garantías democráticas. Llamamos a todos los jóvenes a movilizarse con nuestras hojas informativas, en las asambleas que realizamos, explicando nuestros argumentos, pero no hacemos como la dirección de algunos centros que tratan de utilizar la posición de la dirección para condicionar con su posición política el comportamiento de familias y estudiantes. Este es el caso del colegio Salesians de Sant Vicenç dels Horts, que ha enviado una circular a todos los padres y madres explicando que “nos preocupa que nuestros estudiantes, ejerciendo el derecho a huelga, renuncien al derecho a la educación” y después dan una información falsa al explicar que “la decisión de participar en la huelga, en el caso de los estudiantes menores de edad de la escuela, debe de estar expresamente autorizada por las familias”, contradiciendo las leyes y la sentencia del Tribunal Supremo al respecto.

Nos parece escandalosa e hipócrita esta actitud malintencionada y consciente de algunos medios de comunicación que se escandalizan cuando los estudiantes nos organizamos para informar a los estudiantes y responder a ataques de esta magnitud, pero que permanecen mudos cuando en la escuela pública hay púlpitos privilegiados para que instituciones reaccionarias como la jerarquía de la Iglesia hablen en contra del “matrimonio homosexual” o defiendan una concepción machista de la familia y la sociedad. Esto no son interpretaciones nuestras, sino que son declaraciones de los máximos representantes de esta institución como El arzobispo de Granada que hacía declaraciones del tipo "Si la mujer aborta, el varón puede abusar de ella" o recomendaba el libro “Cásate y sé sumisa”.

Desde el Sindicat d´Estudiants queremos denunciar esta campaña lamentable. Los estudiantes podemos ser jóvenes pero entendemos muy bien la gravedad de lo que está sucediendo. No queremos volver a vivir los tiempos que vivieron nuestros padres y abuelos en los años 50. No queremos que se pisoteen nuestras libertades y derechos democráticos. Por eso nos reafirmamos en la necesidad de salir a luchar con todas nuestras fuerzas los próximos 25 y 26 de octubre contra la represión franquista del PP y contra la aplicación del 155.

¡Todos a la huelga y a las manifestaciones!

10 de mayo: Todas y todos a la huelga estudiantil

cartel 10m castellano peq 1